POST YOUR COMMENTS

We welcome your reflective responses as you read and ponder the lessons, homilies, and resources on this leadership and community development website.

If you are led to share your thoughts, please click LOG IN and “sign up”.  Look for the COMMENT BOX right after the lesson, homily or resource and leave your message!

  • NCOI

Homilía de Santa María Virgen 15 de agosto

Homilía de Santa María Virgen 15 de agosto

Padre Lawrence Bausch

En el nombre del único Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Amén

Como primera persona en recibir a Cristo, Santa María es para todos los cristianos el modelo de seguimiento. Examinaremos las formas en las que ella ejemplifica esto, recordando al hacerlo que somos parte de la Comunión de los Santos, el Cuerpo viviente de Cristo, y por lo tanto estamos en relación con todos los santos como todos estamos en Cristo. Esto tiene una relevancia especial si consideramos a María, y esto ha sido reconocido a lo largo de la historia de la Iglesia.

La oración más común dirigida a María, utilizada por los cristianos desde la era de la iglesia primitiva, se llama comúnmente Avemaría. Comienza citando las palabras del Arcángel Gabriel durante la Anunciación: "Dios te salve (María), llena eres de gracia, el Señor es contigo (Lucas 1:28)". A esto le sigue la palabra de Isabel, madre de Juan el Bautista, durante la Visitación: “Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre (Jesús) (Lucas 1:42)”. La oración concluye con una petición: “Ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén".

Como hemos visto antes, a menudo pedimos a las personas que oren por nosotros que nos comprenden y que pueden relacionarse con nuestras luchas con las que necesitamos ayuda. Cuando le pedimos a María que ore por nosotros, la Escritura nos dice que ella es la discípula ideal. Por lo tanto, es con respecto a nuestro discipulado que ella puede ayudarnos mejor. Veremos 4 aspectos del discipulado con los que podemos necesitar ayuda.

Primero, María personificó la humildad y la entrega a la voluntad de Dios. Su respuesta al Arcángel después de su extraña petición fue la respuesta ideal: “He aquí, soy la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra (Lucas 1:38) ”. ¿Con qué frecuencia estamos tan completamente disponibles para lo que nos llega como la clara voluntad de Dios? ¿Podría la lucha que enfrentamos ser más difícil de lo que se le pidió?

En segundo lugar, María fue valiente al recibir a Cristo por completo, pasando por alto el indicio de escándalo, el ridículo, la incomprensión de amigos y familiares. Este valor es una expresión más de confianza en Dios, otra virtud necesaria para un discípulo. ¿Necesitamos un influjo de este coraje mientras buscamos ser fieles en un ambiente frecuentemente hostil?

En tercer lugar, María fue reflexiva y orante. Varias veces se le muestra que reflexiona sobre la voluntad y el llamado de Dios "meditando en su corazón (cf. Lucas 2:19, 51)". La obediencia que se pide en un discípulo no pretende ser un mero cumplimiento, sino también una oportunidad para aprender más sobre el Dios que nos ha llamado y sobre sus propósitos. ¿Con qué frecuencia meditamos, reflexionamos y nos abrimos en oración para crecer en el conocimiento y el amor de Dios? Llama a sus discípulos no solo al servicio, sino a la relación.

Cuarto, María estaba comprometida a compartir a Cristo con los demás, no a guardárselo para ella. Ella siempre lo dejaba ir en confianza, incluso cuando eso le conducía al sufrimiento y la muerte. ¿Estamos dispuestos a compartir el amor de Cristo con los demás, confiando en el poder de su amor incluso cuando exteriormente es rechazado? Como María, tenemos el desafío de continuar compartiéndolo abiertamente, incluso cuando el resultado parece ser un fracaso.

La historia de Jesús en los Evangelios continúa informando nuestro discipulado hoy: a través de la Cruz de Cristo obtenemos la Corona de la Vida Eterna. Nuestra celebración de la elevación de María a la presencia de Dios hoy nos brinda la oportunidad de renovar nuestro discipulado, confiando en que Dios puede elegir ayudarnos a través de sus santos, entre los cuales María es Reina.

Oh Dios, has tomado para ti a la bienaventurada Virgen María, madre de tu Hijo encarnado: concédenos que nosotros, que hemos sido redimidos por su sangre, podamos compartir con ella la gloria de tu reino eterno; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo, en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén

4 views0 comments

Last 3 Recent Posts